Prueba Fiat 500X Cross Plus 4X2, ciudad y campo

El Fiat 500X es un crossover que destaca en comparación con los otros 500, sin exagerar y coincidiendo en opinión con los publicistas de Fiat, podemos decir que se trata de un 500 normal que se ha tomado una viagra.

Un 500 con esteroides

Si tuviera que definirlo de manera muy rápida, sin duda sería así, un Fiat 500 con esteroides. Mientras que el 500 mide 3.57 metros de largo, 1.62 metros de ancho y 1.48 metros de alto, el 500X Cross Plus, con motor 1.4 de gasolina 4x2 de 140 Cv que hemos probado, tiene unas medidas de 4.27 metros de largo, 1.79 metros de ancho y 1.62 metros de alto, siendo estos últimos los que más destacan.

En el parking resaltaba más que el resto debido a su color amarillo, así que no me fue difícil ni tuve ninguna confusión para llegar hasta él. Lo primero en lo que me fijé fue en su altura y, aunque solo es 14 cm más alto que el 500 normal, esos centímetros de más se notan y mucho. Acto seguido también me fijé en las llantas y sus neumáticos, sobre todo en estos últimos, de los que hablaré un poco más adelante.

La estética del coche se basa en líneas redondas y simples. Esas que recuerdan a coches de antaño. Aunque como todos los vehículos italianos, es un diseño cuidado al detalle.

El capó es bastante pequeño debido a que tiene un paragolpes bastante alto y eso sube de altura también la parrilla frontal.

En la parte delantera y trasera destacan sus grandes y redondos faros, característicos de este modelo y su hermano pequeño. También destaca en la parte trasera su salida cromada de escape y su paragolpes oscuro que hace resaltar más todavía el amarillo de su carrocería.

Visto lateralmente, llama la atención su alerón de tamaño justo, las manetas cromadas y las taloneras que le dan un aire de coche de campo.

Interior campestre

Para nada me esperaba un interior de este estilo en un vehículo así. Como buen italiano, los materiales denotan calidad. Nada más abrir la puerta me llega el olor a cuero, y es que los asientos están tapizados en cuero color marrón tabaco, rematados con un cordón también de cuero en color gris, a juego con el color de la instrumentación. Son asientos muy cómodos y, aunque a simple vista, los reposacabezas tienen toda la pinta de incómodos por su forma redonda y plana. Pero, como acostumbran a decir, las apariencias engañan.

Un detalle muy curioso es que las manetas interiores recuerdan más a las de una casa que a las de un coche, en un primer vistazo parecen bastante delicadas, pero una vez que las usas, ves que no.

El volante no me terminó de convencer. Aunque su diámetro era normal, era bastante ancho debido a que en él hay demasiadas funciones que manejar. El control del volumen está excesivamente pegado a las levas, cosa que hace difícil el manejo de ambas cosas, llegando en algún momento a querer cambiar marcha y subir la radio o viceversa.

En este coche la mayoría de la información se muestra en la pantalla situada en la parte central del salpicadero. Debajo de esta podemos encontrar las rejillas de climatización y un poco más abajo los controles para el climatizador con una terminación en cromado. Siguiendo en línea descendente, se sitúa el USB y el lector de tarjeta. Entre estos últimos y la palanca de cambios encontramos un hueco amplio, lo suficiente para poner la cartera y el móvil sin problemas. Y es que este 500X está bastante surtido de huecos y guanteras para dejar múltiples objetos.

Entre medias de los asientos, al lado del botón del freno de mano, encontramos dos posavasos y una guantera con otro USB y hueco para guardar todavía más objetos. Los dos USB que hay sirven tanto para cargar el móvil y para conectarlo al vehículo.

La parte trasera está formada por tres plazas, pero bajo mi punto de vista para un viaje largo e ir cómodos, la mejor opción sería viajar solo dos personas. Aunque no es necesario, se echa en falta un apoyabrazos central.

El maletero se queda un poco justo con sus 350 litros de capacidad. Sin embargo con los asientos abatidos llegamos a los 1000 litros. La boca de carga es grande cosa que nos facilita mucho la labor de carga y las formas del maletero también ayudan ya que son bastante rectas.

Motor y comportamiento

La unidad que he probado venía equipada con el motor gasolina 1.4 Multiair de 140 Cv. Se trata de un motor tranquilo para uso diario, que está gestionado por una caja de cambios automática de 6 velocidades. Es un motor enérgico que cuenta con buenos bajos. El cambio automático es bastante rápido pero a la vez los cambios de marcha se realizan con suavidad. La dirección también es muy suave, se nota que el coche se ha diseñado para poder llevarlo con total comodidad en cualquier situación. Aunque aquí es donde hace mella el tipo de neumáticos que monta, ya que en carretera agarran bien, pero en campo se echa de menos un agarre más eficaz.

A pesar de que es más alto que el 500 normal, eso no le impide tener un buen paso por curva y una maniobrabilidad excelente.

Conclusión

Es una de las opciones a tener en cuenta si lo que te gustan son las escapadas de fin de semana pero a la vez buscas un coche de diseño con estilo que gusta a todos los públicos. Con él puedes aventurarte a salir de la carretera por caminos sin miedo a que rocen los bajos. Es un SUV fácil de llevar en prácticamente cualquier situación, divertido y sobretodo cómodo para toda la familia.  Pero tampoco hay que olvidar que es un 4X2 y no un todoterreno al uso.

Galeria.

 

Author: Redacción Adictos a la gasolina

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *