Prueba Nissan Micra, el urbanita dispuesto a comerse la ciudad

Hemos puesto a prueba el nuevo Nissan Micra, una generación con nuevo diseño, rejuvenecida y cargada de tecnología.

 

Se trata de la quinta generación de este utilitario de la marca Nipona, el cual fue presentado en el Salón de París 2016. Ahora es un Micra completamente renovado que viene cargado con la mejor tecnología y dispuesto a conquistar la ciudad.

Un nuevo lenguaje de diseño.

Estéticamente ha recibido un cambio radical. Si tenéis el Nissan Micra en la cabeza, resetear vuestra memoria ya que no se parece en nada a sus predecesores. Ahora es más agresivo, más bajo, más ancho y más largo.
En su exterior lo que llama la atención es la parrilla cromada en forma de V que se extiende también hasta el capó, así como sus grandes faros led que tienen una ligera similitud con la forma de un boomerang. En la parte baja del paragolpes se sitúan las luces antiniebla. En la parte lateral hay una continuación de la V que nace en la parrilla y recorre el coche hasta los pilotos traseros. En este modelo me llamó mucho la atención que los retrovisores no solo son calefactados, sino que cuentan con luces de intermitencia en led, dándole un aire deportivo a este modelo que nunca habían tenido sus predecesores.
En la parte trasera, al igual que en la delantera, destacan las líneas rectas. Los pilotos tienen una forma peculiar y nada vista que hacen que tenga una línea singular a la par que vistosa.

Otra cosa a destacar de la unidad de pruebas eran sus llantas de aleación de 17″ modelo onyx bitono en aluminio y negro brillante con forma de hélices, una combinación que llama la atención.

Un interior renovado y juvenil.

El interior también ha recibido un cambio radical. Sentado en el asiento del conductor, se puede destacar su comodidad y el rápido acceso que se tiene a todo, facilitado en parte por sus dos pantallas, la pequeña de cockpit de 13 cm (5″) y la del salpicadero con 18 cm (7″). Ésta última consta de un sistema de navegación y apps a través del Smartphone.


Una cosa que no todos los coches de este segmento llevan, pero a mi parecer es sumamente útil, es el sensor de luces y lluvia, el primero se activa en la ruleta de luces y el segundo en la palanca del lado derecho del volante. Es muy juvenil, algo que le hacía falta a la familia Micra. El tacto de los materiales es bastante bueno y contamos con grandes posibilidades de personalización en el interior. El modelo que estamos probando es el acabado Tekna, que cuenta con una tapicería con contraste entre el granate y el negro. Como toque elegante, el volante, la palanca y el freno los encontrareis en piel. Tiene también dos posavasos delanteros y uno trasero en los que entra perfectamente un refresco de lata.

Con ese aspecto juvenil se ha conseguido que el interior entre por la vista con tan solo sentarse en el habitáculo. Los asientos han recibido un cambio muy notable, cuentan con multitud de ajustes para encontrar la posición que más se acomode a nuestra conducción. Dispone de varios huecos en los que podemos depositar pequeños objetos y una guantera con una capacidad considerable.

En el apartado multimedia es donde más destaca este pequeño urbanita, la unidad que hemos probado viene con
el equipo Bose, que incluye 6 altavoces, 2 de ellos en el reposa cabezas del conductor.

Las plazas traseras son las que no me acaban de convencer. El espacio que hay en ellas no termina de ser el adecuado para una persona media y si se trata de niños, el problema reside en el tirador de la puerta, el cual está más arriba de lo normal pudiendo dificultar que los niños puedan abrir la puerta para acceder al vehículo. Aunque a cambio, llevan fijaciones Isofix. La altura que queda hasta el techo también será un problema si detrás tiene que ir una persona que mida 1.70 o más, ya que rozaran con el techo.
Pero el detalle que más llama la atención es que carece de elevalunas eléctricos traseros, teniendo que recurrir a las
manivelas que podrían perfectamente haber llevado los primeros Micra.
Llegados al maletero hace que nos olvidemos del mal sabor de boca que se nos ha quedado en las plazas traseras. Tiene una capacidad de 300 litros, pero las formas son muy regulares y esto facilita muchísimo la carga. Sin embargo y solo por poner un pero, se echa de menos alguna argolla en la que poder sujetar los objetos que llevemos detrás. Debajo del piso del maletero equipa un kit antipinchazos de serie, pero por 100 euros se le puede poner una rueda de repuesto.

Motor y comportamiento.

La versión de pruebas que hemos tenido venía equipada con el motor 900cc TCe de 90 CV, aunque también está disponible el motor 1.0 de 73 CV, mientras que en diésel contamos con un motor 1.5 dCi de 90 CV, todos ellos asociados a una caja manual de 5 relaciones. No obstante, está previsto que a finales de año salgan las versiones automáticas y motores con más potencia.

Lo primero que sorprende del nuevo Micra es la insonorización, algo que en este tipo de vehículos muchas veces suele dejar mucho que desear, pero en éste el grado obtenido es sobresaliente. Se desenvuelve con mucha suavidad, en parte gracias al nuevo sistema de control activo de la calzada. Gracias a esto, ayuda a suavizar las irregularidades que nos encontramos en el pavimento. También cuenta con el control activo de trazada, que nos permite reducir el subviraje de forma considerable y entrar con aplomo en las curvas de forma muy precisa, lo cual es de agradecer, ya que lo convierte en un coche divertido de llevar, sobre todo en altas revoluciones. También incorpora control de crucero, un sistema inteligente de anticolisión frontal con detección de peatones, control inteligente de cambio de carril y reconocimiento de las señales de tráfico.

Conclusión.

El Nissan Micra ha dado un salto cualitativo que era necesario y que permite abrir el modelo a más público objetivo. Es un coche perfecto para ciudad y con el que poder salir a la aventura en pareja. Nos ha defraudado un poco la falta de elevalunas eléctricos en las plazas traseras en un coche que viene tan bien equipado tecnológicamente y esperamos que en las futuras versiones Nissan los incluya ya que, a día de hoy, es casi indispensable.

Aunque sea un coche pequeño cuenta con un buen maletero en el que se puede cargar la compra sin problemas y eso se agradece en un modelo de estas características, ya que en la mayoría de este segmento es bastante difícil encontrarlo. Respecto a la conducción ha sido un coche que podríamos denominar como muy ratonero por lo bien que se mueve por ciudad (cosa que siempre se agradece sobre todo en sitios como Madrid por la gran afluencia de tráfico), sin perder prácticamente ese nervio cuando sale por autovía.

Galería.

 

Author: Stiwie Lopez

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *