Prueba Skoda Fabia Montecarlo 1.2 TSI

Fabia Montecarlo: la garra deportiva del pequeño de los Skoda.

Esta es una prueba que hace tiempo que os quería traer a la web, casi siempre que hemos probado algún Skoda se ha tratado de alguna variante del Superb, modelo que me encanta, pero no olvidemos que hay más modelos en la gama de la marca checa y en esta ocasión le toca al Fabia Combi, en su acabado más deportivo.

Os invito a cerrar los ojos durante unos segundos e imaginaros un Fabia. ¿Diríais que es deportivo?
Volvedlos a cerrar y añadirle un toque más deportivo con un nuevo spoiler delantero, parilla, taloneras, difusor trasero y los retrovisores en negro piano, ¿a qué ahora ya no es lo que os parecía antes?

Pues no termina aquí, ya que nuestra unidad de pruebas venia equipada con las llantas opcionales de 17” las cuales le quedan como anillo al dedo. Aunque de serie equipa unas de 16” también en negro. Si seguimos observándolo, veremos que las lunas traseras están tintadas y que tiene un techo panorámico de cristal, cosa para mi prácticamente imprescindible ya que le da otra luz al coche. La verdad que estos checos se han puesto las pilas. Tanto es así que mi vecino, propietario de un Fabia, se quedó bastante embobado viendo las diferencias entre el suyo y mi unidad.

Sus dimensiones son de 3,99 metros de largo, 1,73 metros de anchura y 1,47 metros de altura.

Lo importante está en el interior.

Cuántas veces hemos oído esta frase. En este caso si el exterior llama la atención por sí solo, cuando ves el interior ya te acelera el corazón. Empezamos con un volante de tres radios con las costuras en rojo y la parte inferior está achatada. El tacto y la ergonomía que nos ofrece son excelentes. La parte inferior de la consola también ha recibido cambios en este acabado y ahora está acabada en rojo, otorgándole un aire más deportivo. Como ya es costumbre en los vehículos de la marca checa, está repleto de huecos en los que podemos depositar pequeños objetos. Bajo los asientos delanteros hay unas pequeñas “guanteras”, enfrente de la palanca de cambios encontramos el tipo hueco en el que podemos depositar el móvil y las llaves, aparte de un par de porta bebidas, en todas las puertas hay suficiente espacio como para depositar una botella pequeña, sin duda espacio es lo que menos le falta a este Fabia.

Pero sin lugar a dudas, lo que más llama la atención de este acabado son sus asientos que han recibido una tapicería especial donde destaca el color rojo.

El maletero es uno de los puntos fuertes de este modelo. Su capacidad es de 330 litros, aunque si abatimos los asientos traseros se ve incrementada hasta los 1150 litros, aparte de grande también tiene unas formas bastante rectas y esto a la hora de cargar se agradece mucho. Pero por si esto no fuera poco, debajo del maletero se encuentra una rueda de recambio de tamaño normal y las herramientas. Y es que se me hace difícil de entender que te dejes en según qué vehículos decenas de miles de euros y solo te traigan una simple “galleta” o un kit antipinchazos. Por lo que se agradece encontrar modelos que lo tengan en cuenta.

Motor y comportamiento.

La unidad que hemos tenido de pruebas montaba un motor de 1,2 litros gasolina turboalimentado y desarrolla 110 cv de potencia. Se trata de un motor muy silencioso con el que se consigue una agradable conducción, sin vibraciones extrañas y sin que el motor nos dé la sensación de ir forzado, porque, aunque pueda parecer que los 110cv pueden quedarse cortos, no es el caso. El Fabia Montecarlo se mueve perfectamente con los 110cv y sus apenas 1100 kg.

En este caso venía equipado con una caja de cambios automática de 7 velocidades, con la que hemos conseguido un consumo medio que ronda los 7 litros. El conjunto del motor y la caja de cambios hacen del Fabia un coche bastante progresivo.

Este combi es de esos que puedes utilizar para todo, tanto para irte de viaje con la familia como moverte sin problemas por la ciudad.  Cuenta con un buen radio de giro, buena maniobrabilidad y aunque la suspensión deportiva hace que sea un poco incomodo al pasar badenes, sobre todo esos que parecen bordillos, te acostumbras rápidamente a que sea un poco más brusco de lo normal y no le das la más mínima importancia.

En carretera abierta también se defiende bastante bien, cuenta con una dirección muy precisa capaz de hacer que nos lo pasemos genial en las carreteras más reviradas.

Conclusión.

Si buscas un coche para todo, el Fabia es lo que debes comprarte. Nos ha servido tanto para ir a comprar muebles a la famosa tienda sueca (esa que la mayoría de hombre odiámos pero a nuestras mujeres les encanta) y meter todo abatiendo los asientos. Como ir 4 personas cómodamente viajando una distancia larga y sus maletas sin ningún tipo de problema de espacio, tanto en los asientos traseros como en el maletero.

También te vale si conduces por todos sitios, ya que en carretera tiene una respuesta excelente, pero una vez entras a la gran ciudad puedes moverte entre los coches sin ningún obstáculo y de manera precisa. Amén de que su tamaño, hace que lo puedas aparcar sin problemas en sitios donde una gran berlina no entraría.

Nos ha dejado un muy buen sabor de boca este Montecarlo, no esperábamos en absoluto que fuera tan completo. Y es que de momento todos los Skoda que estamos probando, todavía estamos esperando poderle sacar alguna pega grande a alguno.

Galería.

Author: Stiwie Lopez

Share This Post On